miércoles, agosto 01, 2007

Es el peor café que he probado en mi vida

Es el peor cafe que he probado en mi vida.

Las encargadas y demas transeuntes en el aeropuerto me estan empezando a mirar de una manera aun mas extraña... al fin y al cabo, ellos solo ven a un personaje con dos mochilas, un dragón rojo colgando de una de ellas, con barba de dos semanas y pelo revuelto, sirviendose su decimo cuarta bolsita de azucar en lo que se suponia era un iced coffe.

Pero es que es el peor cafe que he probado en mi vida.

Todo el dia buscando lo ideal para el momento, para mis ultimas horas en esta ciudad... .un perrito caliente! no... mejor Wendys! pero... entonces engordo!! mejor me voy a Central Park y juego al frisbee... pero entonces estare perdiendo el tiempo! no podre hacer otras cosas! pero... qué? Necesitaba vivir (o revivir) mil cosas en tan solo 3 horas...

Dios, si tubiese tuviese 2 dias mas... o 2 semanas, mejor... o 2 meses, y así podria cruzar hasta California... pero sería lo mismo, despues tambien tendria que volver....
Y no es que no quiera volver. Tengo mucho a lo que quiero volver alli, en casa, pero... la sensación de libertad, de independencia, de no tener nada que hacer y querer hacerlo todo, todo nuevo, todo distinto... nadie que me conozca, nadie que pueda pensar nada sobre lo que diga o haga... o que siquiera me vaya a importar.

He decidido gastar unos minutos en caminar una vez mas por las avenidas. Intentar mantener la llama de este viaje que ya se apaga. Lo conseguí?

Las calles se superponían, los edificios intentaban taparse los unos a los otros, como en una competicion de niños, poniendose de puntillas, para ver quien es mas alto. Desde el suelo, los arboles, como los abuelos, no entran en el juego, y se quedan quietos, tranquilos, dejando que el viento mezca sus brazos... Y debajo, hormigas humanas. Mucho mas humanas que como se las ha representado siempre. Todas con sus historias, aventuras, desventuras, pasados, presentes, futuros. Todas mirando hacia adelante, pero sin evitar mirar al de al lado, cuidando la comunidad, manteniendo la calma y la velocidad del lugar, preservando la magia.
Y entre esas hormigas... ahi estoy yo. Odiandolas por tener la suerte de vivir en esa ciudad. Odio? No. Envidia. Quiero continuar con ellos, ver como, una simple mirada a mi mochila alegra la cara de pequeños y mayores; la impaciencia de una familia por llegar a la playa; sentir el sudor en mi cara tras pasear por todo el Brooklyn Bridge, contagiarme de la calma de Bryant Park...
En Central Park, llueve por un minuto. Quiero creer que el cielo llora mi marcha; Me lo niego a mi mismo automaticamente: solo quiere mostrarme que esa 5a Avenida, con sus banderas, sus taxis, sus coches de caballos, y su Apple Store, es tan preciosa, tan elegante como siempre, incluso con nubarrones que afearian cualquier otra maravilla.

Me despido de la escena, como no, con una foto:




...



He conseguido alegrarme el dia, aun siendo el de partida? Bueno; es el peor café que he probado en mi vida...

nada peor puede sucederme.


Escuchando: Reel Big Fish - New York, New York

2 Comments:

Blogger rebe said...

Dios! Guille!! la cosa iba mejorando a cada párrafo!

Según iba leyendo no he dejado de sonreir y en partes incluso he imaginado la carita o el gesto que habrías puesto ^^ pero he tardado un rato en darme cuenta de qué era lo otro que sentía... y es que creo que es la primera vez que tengo celos de una ciudad :)

Es precioso lo que has escrito, es evidente que Nueva York te inspira... y no abundan los lugares o cosas capaces de hacerlo. Así que aprovecha, tú que has tenido la suerte de encontrar a tu musa y vuelve a ella siempre que puedas.

Desde aquí... te echaremos de menos, qué remedio! :)

12:31 a. m.  
Blogger Merced said...

!!!Aún no se te había perdido la maleta, verdad???!!!!

jejejeje

Si puede ocurrir algo peor!!!!

12:28 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Inicio